Villa Elmgren

Cliente: Particular

Ubicación: Cabrils, Barcelona

Año: 2018

Fotografía: Lorenzo Vecchia

Interiorismo: Xavier Martin Studio

Mobiliario: Lieben designs

 

Publicación digital y papel

Casa Viva 259 (Portada e interior)

Proyecto Contract 149

Una vivienda en la que la gastronomía es protagonista.
Un espacio moderno, elegante, masculino donde la fuerza visual es regia, con matices industriales sin perder la elegancia y donde predominan los colores oscuros y la madera natural. El compendio perfecto de diseño, funcionalidad y reuniones alrededor de la gastronomía.

 

El proyecto se centra en la renovación de diferentes zonas de la vivienda cuidando la elección de los acabados, materiales, texturas, distribución e iluminación, en muchos casos diseñados a medida por Xavier Martin, pensando en el carácter y personalidad del propietario, un gran anfitrión que recibe invitados con frecuencia de diferentes lugares del mundo.

 

El estilo minimalista, sobrio y de líneas puras de la arquitectura traspasa al interior, en el que hemos creado un ambiente con carácter, calidez y donde la elegancia impregna todos los espacios combinados con el estilo moderno e industrial del mobiliario y algunas piezas de arte más clásicas.

 

La paleta de color escogida es sencilla y se basa en gamas naturales que contrastan con la dureza de materiales como la piedra y el hierro utilizados en la cocina y la vinoteca creando un espacio visual uniforme con gran carga visual.

 

Dentro de la vivienda llama la atención la escalera regia en la que se renueva el concepto y se le da la misma importancia que una escalera imperial.

 

Se cambió la anterior de obra por una completamente de hierro negro hecha a medida y construida a partir de un eje en el que se sostienen los escalones y plataformas dando la sensación de estar suspendidas.

 

Además, se cambió la dirección para disfrutar de las vistas mientras se sube al primer piso.

 

Uno de los lugares favoritos que trabajamos fue la gran vinoteca de cinco metros de largo en la que el propietario quería guardar a temperatura adecuada toda la colección de vinos y que, a la vez, formase parte de la sala dándole el protagonismo en esta zona. La cocina se hizo completamente nueva y se integró en la vinoteca utilizando la misma gama de colores en las piedras naturales y el material de todo el mobiliario. Se diseñó la zona teniendo en cuenta el uso diario del propietario, la funcionalidad y la estética. 

 

La isla central se realiza a medida y se diseña como unión entre cocina y comedor para poder disfrutar de la compañía de los invitados mientras se cocina. Se utilizó la piedra natural de grandes dimensiones para revestir toda la superficie de trabajo combinado con los soportes de la isla hechos de hierro negro para dar una sensación de ligereza al espacio.

La unión de dos disciplinas crean connotaciónes
para una experiencia única en el espacio.